EDUCACIÓN EJECUTIVA


Opiniones de Gabriel Aramouni

Las empresas abren sus propias cátedras en las universidades

Tendencias en educación superior.  Ejecutivos de las empresas diseñan y dictan programas en carreras de grado y posgrado. Las ventajas de este modelo.

Educación - Clarín

 

Quilmes, PwC, Deloitte, R/GA o Hansen se alternan con los nombres propios de los académicos que dictan sus clases en las carreras de negocios de las universidades privadas. Como parte de la vinculación con el mundo laboral, crece en las casas de estudio argentinas la modalidad de “cátedra de empresa”: un curso o programa que es diseñado y dictado por ejecutivos en carreras de grado o posgrado.

Si del lado de las universidades esta práctica “agrega valor” a lo que ofrecen a sus estudiantes, del lado de las empresas es una buena oportunidad de mostrarse como marca empleadora o difundir prácticas, tecnologías o temáticas propias de un sector de negocios.

Uno de estos casos es el de la cátedra R/GA Internet de las Cosas dictada por la agencia digital para los alumnos de quinto año del ITBA. El programa de la materia, que se estrenó hace dos semanas, fue desarrollado por directivos de la empresa, uno de ellos graduado del ITBA. “Es una manera de que los chicos y cada vez más gente empiece a trabajar con estas tecnologías”, dice Andrés Pagella, director de Tecnología de R/GA y uno de los que dictan las clases. “Tanto si se forman startups como si se acercan a trabajar acá o van a trabajar a otros lugares, es una forma de impulsar la industria a largo plazo”, agrega.

También “de esta forma podemos observar la cocina del nuevo talento argentino, apoyando a su desarrollo y colaborando para amplificar la oferta de ingenieros preparados para el mundo digital”, indica, por su parte, Bruno Robagnati, senior VP de la empresa.

En las carreras de Alimentos de la UADE hay múltiples interacciones entre las empresas y los estudiantes, que incluyen la modalidad del dictado de clases por parte de las organizaciones. El acuerdo más reciente es el que firmaron con Christian Hansen, productora de ingredientes naturales, que montó en el Campus Urbano de la universidad una planta piloto para elaboración de quesos y leches fermentadas. “El acuerdo es por diez años: nosotros les cedemos el espacio físico para la planta, que ellos operan con su propia gente, y la usamos para realizar trabajos prácticos en diversas materias”, explica Martín Piña, director de Ingeniería en Alimentos. Los ingenieros de la empresa participan de manera activa en el desarrollo de esos trabajos: “A la empresa le sirve detectar jóvenes talentos, que es lo que en general vienen a buscar”, dice Piña.

“El saber no está solo en la academia. Por eso es indispensable la articulación sistémica entre la universidad y las empresas”, aporta, por su parte, Gabriel Aramouni, director de la Escuela de Administración y Negocios de la Universidad de San Andrés. Entre una gran cantidad de programas de posgrado que la Escuela arma en conjunto con organizaciones, se encuentra el de desarrollo de casos de negocios y de investigaciones aplicadas junto con PwC, “donde profesores y profesionales de la firma trabajan juntos en diversas iniciativas”.

“No hay que temer a las empresas”, sentencia Aramouni. “Ese es un concepto anticuado en el mundo actual, cuando muchas organizaciones son verdaderas escuelas que permiten generar, sistematizar y difundir conocimiento”.

Mirá también: De la teoría a la empresa: el valor de las prácticas profesionales

En la UCA, desde 2014 se desarrolla la “cátedra Quilmes” dentro de la licenciatura en Marketing. “En realidad, es una cátedra de Planificación Estratégica del Marketing a la que vienen como profesores ejecutivos del grupo AB InBev”, explica Juan Pablo Manzuoli, director de la carrera. Cada clase se divide en dos partes: una conceptual, que dictan los profesores de la UCA, y otra “donde se ve el desarrollo de un plan de marketing integrado en la práctica”, que es la que está a cargo de la gente de AB InBev.

La Córdoba Management School, de la Universidad Blas Pascal, por su parte, desarrolla con Deloitte una cátedra de sostenibilidad.

La cátedra en la que aprende los CEO

A la inversa de las cátedras de empresa, donde los ejecutivos van a enseñar, en la propuesta que desarrollan la UCEMA y Vistage, entidad que reúne a dueños de empresas, CEO y ejecutivos exitosos, los gerentes van al aula de MBA a plantear sus problemas.

“Todas las semanas viene un CEO diferente a presentar un problema crítico de su agenda”, cuenta María Alegre, directora del MBA. “Los alumnos tratan de pensar y discutir abordajes a ese problema, se reagrupan con el CEO, le presentan sus ideas e intercambian opiniones”, agrega. Además, cada uno de los grupos de estudiantes toma uno de los casos presentados en particular “para hacer un trabajo de desarrollo y presentar un reporte”, explica Alegre. De esta manera, “Vistage les da un servicio adicional a sus miembros y nosotros le damos un valor agregado a nuestros alumnos”, concluye.

Leer nota