EDUCACIÓN EJECUTIVA


Hugo Cetrángolo

La alimentación juega su mundial ante 20 millones de espectadores

Para los especialistas el problema ambiental será critico para aumentar 60 la producción de alimentos y satisfacer el consumo de la población al 2050 expectativa por los adelantos de la ciencia.

 

Agronegocios - La Nación

Milán. - Con la participación de 145 países en un predio de un millón de metros cuadrados se desarrolla la Exposición Internacional de Milán 2015 con un tema central: la preocupación por alimentar una población mundial que crece exponencialmente. Tiene como lema: alimentar el planeta, energía para la vida. La elección del eje conceptual no es menor si se tiene en cuenta que este tipo de ferias universales que se desarrollan cada cinco años y se extienden durante seis meses siempre logran una fuerte repercusión a nivel mundial.


Sin duda lo primero que impresiona de Expo Milano es su dimensión: hay que caminar muchos kilómetros para llegar de una punta a la otra. En el medio, hay que traspasar continuamente un mundo de gente. Multitudes para entrar a la muestra y filas de más de 200 metros para acceder a cualquiera de los pabellones. El visitante, básicamente urbano, se encuentra con pabellones cuyo común denominador es el verde y lo amigable que pueden llegar a ser las distintas producciones de alimentos con el medio ambiente.

Con este mega escenario de fondo, que habrán visitado 20 millones de personas cuando concluya la muestra el 31 de este mes, se realizó en forma más específica el Foro Mundial de Investigación y Desarrollo en la Alimentación.

A lo largo de las jornadas existió un fuerte consenso entre los profesionales de 20 países y las instituciones de investigación que la producción de alimentos al 2050 deberá crecer un 60, pero este incremento, por razones ambientales, se realizará sin aumentar la superficie ni los insumos para la producción. Hay unanimidad de opiniones en el sentido que las cuestiones ambientales tomarán una dimensión crítica.

Como en otros encuentros multidisciplinarios, en este Foro se hizo evidente que el dilema es como producir más alimentos, ya sean de origen agrícola, pecuario y acuícolas, de mejor calidad y con menos recursos, lo cual involucra el uso de los agroquímicos, la energía y el agua. Este desafío no menor lo enfrentará la ciencia, de la que se espera brindará las soluciones. Así, en el Foro se analizaron los múltiples instrumentos de mejoramiento que brinda la genética, la microbiología de suelos para la sustitución de fertilizantes obtenidos por síntesis, la irrigación y la mecanización agrícola inteligente y las aplicaciones de las tecnologías de la comunicación y la información. Se espera que los nuevos desarrollos genéticos permitan que las plantas tengan un comportamiento resiliente que permita una estabilidad de rendimiento a pesar de la inestabilidad que existirá como consecuencia del cambio climático.

Por su parte, Anne Roulin, directora del área de investigación de nutrición y sustentabilidad de Nestlé, explicó los adelantos obtenidos en algunos cafetales de Vietnam que en lugar de utilizar 700-1000 litros de agua por planta, obtienen los mismos rindes con 300-400 litros.

Menos desperdicios

Una de los conceptos más interesantes que se discutieron en el Foro fue que no sólo habrá que producir más alimentos con menos recursos, sino que habrá que reducir las pérdidas existentes en toda la cadena. En los países en desarrollo esto se observa principalmente en las etapas de cosecha y post cosecha por falta de infraestructura. Pero en los países desarrollados las mayores pérdidas se observan en la distribución y en el consumo en el hogar. En este sentido hay mucha investigación puesta en sistemas de packaging inteligentes que reduzcan las pérdidas.

También se planteó que habrá que utilizar subproductos y desperdicios con fines energéticos o de otro tipo. Hay que reintroducir el concepto de respeto por el alimento, fue una de las conclusiones más escuchadas en las disertaciones.

Otra de las preocupaciones que estuvo presente fue la situación de los pequeños productores, tanto por su número como por el aporte que realizan para la producción de alimentos. La conclusión es que se debe dar otro enfoque a la estrategia. No se puede pensar que la tecnología es para los productores grandes y los pequeños deben quedarse con un esquema tradicional de producción. También deberán tener la oportunidad de producir con la mayor tecnología disponible para obtener altos rendimientos, sin deteriorar los recursos naturales. Además mucho de su supervivencia y desarrollo estará puesto en que logren una combinación adecuada entre la tradición y la innovación, procurando la mayor eficiencia con los factores de producción disponibles. Se deben aplicar las políticas públicas para que los pequeños productores puedan estar en el negocio por opción, porque es un negocio rentable y que les permite vivir bien y desarrollar sus familias, y no una actividad por default, para los que no encuentran trabajo en otros sectores.

La seguridad alimentaria también estuvo presente en el Foro. Tanto la disponibilidad para la población de menos recursos como en el aseguramiento de la inocuidad..

Para el investigador en seguridad alimentaria Hans Verhagen habrá que comenzar a tener en cuenta a los nuevos alimentos. Que no son los tradicionales, aquellos que consumimos habitualmente, ni los alimentos vinculados con la salud. Dentro de estos nuevos alimentos se pueden mencionar los insectos, que hoy los consumen 2000 millones de habitantes o biomasa de uso alimentario humano, como pueden ser algas o microorganismos. Tal vez lleguen a ocupar un lugar destacado en el futuro por las posibilidades de producción con muchos menos recursos que los cultivos tradicionales.

Las dos caras de la alimentación en el mundo

1000

Millones de hambrientos

El hambre podría ser eliminado en las próximas décadas, pero para ello hay que armonizar las políticas públicas globales, con la investigación y desarrollo en distintos campos. Se debemejorar el funcionamiento de las cadenas desde la producción primaria hasta la mesa del consumidor

Innovación, la clave

La solución para aumentar la producción de alimentos con menores recursos es la innovación y en este sentido la construcción de redes interdisciplinarias resulta esencial. Se debe revertir la alta fragmentación del conocimiento

2000

Millones de pesos de más

Se encuentran en los países desarrollados. Padecen una nutrición desequilibrada por exceso o por calidad alimentaria, con una tendencia creciente que es alarmante

La ignorancia del súper

Para Paolo De Castro, miembro del Parlamento de la UE, en los países desarrollados no se tiene idea de que pueda existir escasez de alimentos, porque creen que con sólo ir al supermercado se puede abastecer de cualquier producto que deseen. Esto podría revertirse con el aumento de la presión del consumo global

Tradición y alta productividad

El exitoso modelo de la Emilia Romagna, en Italia

MILÁN.- A la hora de buscar un modelo en el mundo que combine exitosamente los valores de la tradición y la más alta tecnología de producción, hay que observar a la región de la Emilia Romagna, en Italia. Denominaciones de origen como Parmesano Reggiano, Prosciuto di Parma, Aceto Balsamico, Tradicional de Modena, son salidas de esta región. La fórmula del éxito de los productores y empresarios de la Emilia Romagna es muy simple y al mismo tiempo difícil de alcanzar: logran altas productividades con una alta calidad. A lo que se debe que sumar un confiable sistema sanitario.La consecuencia es que venden a altos precios sus productos y son exitosos en su negocio. Esto explica el orgullo que muestran por ser agricultores, una profesión que no la eligen por default, sino por una clara elección.

El autor es profesor titular de la Facultad de Agronomía UBA

Leer nota