EDUCACIÓN EJECUTIVA


Opiniones Gabriel Aramouni

Los CEO vuelven a la universidad

Posgrados de negocios.  En los programas de “alta dirección”, los CEO se actualizan e interactúan con pares. Los casos del IAE, San Andrés y Di Tella.

Educación - Clarín

La mayoría tiene título de posgrado, mucha experiencia en gestión acumulada y probadas capacidades de liderazgo. Y, sin embargo, en los últimos años, muchos CEO eligieron volver a la universidad y cursar programas específicos para directivos de empresas. 

El contexto económico complejo e incierto como marco, los cambios acelerados en los procesos de negocio y la característica soledad para la toma de decisiones implicada en las máximas posiciones de poder dentro de las organizaciones hacen que los “número uno” opten por actualizarse y compartir experiencias con pares en un ámbito fuera de la presión cotidiana del trabajo.

“La principal expectativa de los CEO que se acercan al Programa de Alta Dirección PAD es ver cómo gestionar y liderar en este mundo ambiguo, volátil, incierto y complejo”, sintetiza Patricio Guitart, profesor full time y director del Programa de Desarrollo Directivo del IAE. “Las herramientas de gestión ya no son suficientes y se vuelve necesaria la innovación –aprender nuevas técnicas en relación a procesos de planificación estratégica–, la gestión del riesgo y la retención y fidelización de la generación Y y los millennials”, enumera. 

“El CEO no busca actualización técnica. Busca inspiración”, asegura, por su parte,  Gabriel Aramouni, director del Centro de Educación Empresaria CEE de la Universidad de San Andrés, donde se dicta el Senior Management Program. “Necesita profundizar la transformación digital, consolidar el liderazgo, reflexionar en un ambiente inocuo sobre sus dudas y problemas”, describe.

En este sentido, los programas destinados a los directores funcionan como red de contactos en la que, además, se comparten y comparan prácticas: “El rol de CEO es muy solitario y eso hace necesario compartir experiencias de reflexión con otros”, aporta Mariano Bergman, subdirector de Educación Ejecutiva en la Universidad Torcuato Di Tella UTDT. 

“Al ser gerente general o CEO es difícil recibir información sobre cómo estás conduciendo la empresa desde el seno de la compañía”, analiza Alejandro Roasso, director general de ZF Sachs Argentina, que cursó en el CEE. “La información te llega muy filtrada y nadie va a ser muy crudo en sus comentarios. Por eso,  ver otras realidades, ver cómo trabajan tus colegas, te sirve para corregir cosas y para generar más confianza al confirmar lo que está bien”, agrega.

 
En primera persona

En el momento en que el directorio del Hospital Británico promovió a Angel Yebara, médico de profesión, de director médico a director general, le propuso tomar el Senior Management Program para ver qué herramientas necesarias para el cargo le faltaban. “Eramos 20 directores de distintos rubros. El único de salud era yo y fue muy bueno en términos personales”, cuenta Yebara. “Pero también muchos terminaron siendo pacientes del hospital, o me han ofrecido servicios”, agrega. 

Además, las técnicas de liderazgo, la responsabilidad social empresaria, la actualidad de la economía regional y el panorama de los negocios con el mundo se sumaron a sus herramientas de trabajo cotidiano: “Metí el concepto de RSE en el hospital y baso mi gestión en la triple sustentabilidad, económica, social y ambiental”, cuenta Yebara. 

Gustavo Matta y Trejo era CEO de Autopistas Urbanas y ya tenía en su haber dos posgrados cuando tomó el PAD del IAE. “Quería actualizarme de una manera más formal y tener esa experiencia más allá de los artículos que pudiera leer”, dice. Y destaca: “Tuve una inmersión profunda en los avances tecnológicos, accediendo a investigaciones de Singularity University. Al estar consciente de lo que está pasando, uno ve la propia actividad de forma distinta”, reflexiona.

Gustavo Gerosa, managing director de Agfa Graphics, busca mantenerse en contacto con la universidad para comparar lo que está haciendo en la empresa con las últimas tendencias en el ámbito académico. En el programa de directivos del CEE “pude reafirmar, en el benchmark con el resto, qué estaba bien, qué iba a dar resultado y ver en qué estaba flojo”, señala.

Por su parte, Roberto Murchison, gerente general del Grupo Murchison empresas portuarias, como Terminal Zárate indica las tres cosas que le interesaron de la formación para directivos del CEE: “que tenía una parte del programa en el exterior, y me pareció interesante ver la perspectiva europea del negocio porque tenía una más americana actualizarme en los temas que hacen a la coyuntura económica argentina con un poco más de perspectiva y el network en universidades en el exterior”, enumera. Además, desde que se inició el programa, el Grupo manda todos los años a un gerente senior a capacitarse.

Leer nota