EDUCACIÓN EJECUTIVA


Lidia Moroni

Coaching ejecutivo

Por: Lidia Moroni - Directora de Programas Abiertos de Educación Ejecutiva en la Universidad de San Andrés, consultora y docente en temas de Comportamiento Organizacional.

Recursos Humanos - PageGroup News

A pesar de que los principales retos que enfrentan los responsables de Capital Humano pasan por la formación de buenos líderes, la evidencia indica que la mayor parte de los CEO’s no realizan coaching ejecutivo. Es necesario explorar la oportunidad para quienes lideran los programas de desarrollo organizacional: considerar al coaching ejecutivo como una intervención estratégica e integrarlo a los procesos de aprendizaje y cambio de la organización.

En un entorno empresarial altamente volátil, y dada la relación directa entre un gran liderazgo y los resultados de una organización, hay un crecimiento sin precedente del desarrollo estratégico del liderazgo. Contar con ejecutivos que tengan las habilidades y capacidades necesarias para gestionar un contexto global, digital y diverso, que sepan liderar los cambios y desarrollar el talento, es el principal reto que enfrentan los responsables de Capital Humano.

El coaching ejecutivo se ha convertido en las últimas décadas en una alternativa de intervención para construir capacidades organizacionales. El espacio de coaching ejecutivo permite que se desarrolle entre el coach y el ejecutivo un proceso conversacional estructurado, orientado al aprendizaje, que interviniendo sobre sus brechas de efectividad ayuda al ejecutivo a expandir su capacidad de respuesta frente a los desafíos que enfrenta. Es una herramienta altamente personalizada que se percibe cada vez más necesaria especialmente para los profesionales más senior de las organizaciones.

Sin embargo, aún son pocas las organizaciones que perciben cómo o por qué el coaching  ejecutivo puede contribuir a mejorar el desempeño de la organización e incorporan estas prácticas con una mirada holística a la estrategia de aprendizaje organizacional.

Basados en un reciente estudio realizado en el 2013 por la Universidad de Stanford sobre más de 200 CEO´s, miembros del directorio y ejecutivos seniors, prácticamente dos tercios de los CEO´s no recibe coaching o asesoramiento en liderazgo a pesar que casi el 100 de ellos están dispuestos a hacer cambios en base al feedback que podrían recibir.

¿Son los mismos CEO´s quienes consideran que este tipo de intervención no rendiría frutos en ellos? No parece ser ese el motivo: en dicho estudio, los CEO´s se manifiestan conscientes de las oportunidades de mejora y crecimiento personal y profesional que un proceso de coaching facilita. Tal es así que el 79 de ellos señala que la idea de contratar coaching ejecutivo ha sido suya, mientras que sólo un 21 indica que la idea provino del directorio o de otras áreas.

¿Cuál es la resistencia a incorporar el coaching ejecutivo como herramienta de desarrollo? 
Pareciera ser que persiste la idea del coaching ejecutivo como un “remedio”, como una herramienta de corrección para ayudar a quienes “no cumplen los objetivos”. Si bien en décadas anteriores los coaches fundamentalmente eran contratados para ayudar a los profesionales a superar y cambiar comportamientos problemáticos, hoy en día el coaching ejecutivo es la mejor opción para hacer frente a un reto en el desarrollo de los líderes, permitiéndoles mayor conocimiento de sí mismos, una perspectiva más amplia de su organización y del papel que juegan en ella.

Y esta es la oportunidad que los profesionales de Capital Humano que lideran los programas de desarrollo organizacional tienen la oportunidad: considerar al coaching ejecutivo como una intervención estratégica e integrarlo a los procesos de aprendizaje y cambio de la organización.

El éxito radica en la capacidad de hacer un puente entre la dimensión individual del desarrollo personal y profesional y los resultados de las organizaciones. No se puede subestimar la complejidad de lo que implica ser un líder y esta herramienta puede constituirse en insustituible en la medida que esté integrada con la estrategia de desarrollo organizacional.

Leer nota