Quiero recibir nuevos posts y novedades por emailSuscribirme

Un coach en la Pyme

Desde hace un tiempo se oye hablar cada vez más en el mundo de las pequeñas y medianas empresas de tener un “coach” como acompañante para el dueño administrador…

Pero, qué hace un coach? Para qué puede servirle a un empresario pyme tener un coach?

Nadie puede negar que el fundador de una empresa no solo supo del negocio en el que incursionó y tuvo la habilidad de armar su estructura, sino que también tuvo la intuición de elegir un rumbo, y la capacidad de reunir a un grupo de personas para que lo acompañe en este proceso, haciendo que crean en él, y en su idea, y que continúen haciéndolo a través de los años, formando parte de la CULTURA de esa organización.

Pero si fue capaz de armar todo eso, para qué necesita un coach?

Un coach motiva y ayuda al coachee a sacar lo mejor de sí mismo, haciéndole descubrir habilidades que, incluso en algunos casos, ni el mismo coachee imaginaba que tenía, o si las imaginó, no sabe cómo ponerlas en práctica.

Un coach acompaña al dueño de la empresa en un proceso claro y sistematizado de liderazgo consciente, ayudando a analizar su postura actual y los modelos mentales con los que interpreta la realidad, el “dónde estoy ahora” y mostrando la brecha de aprendizaje que se presenta, hasta el “dónde quiero estar”.

El coach ayuda al dueño administrador a:

  • Aclarar el futuro y fijar metas claras y retadoras
  • Aumentar su nivel de creatividad, logrando tener claridad y foco
  • Modificar conductas poco productivas, optimizando el uso productivo de su tiempo
  • Mantenerse motivado, reduciendo sus niveles de stress
  • Mejorar sus habilidades de comunicación, desarrollando su escucha activa y aprendiendo a dar feedback
  • Desarrollar capacidades de negociación constructiva

Justamente lo ayuda en los temas que más impactan en la cultura de la organización! y por ende en la productividad de las personas que la componen, en el clima que se vive y respira, en la armonía y FELICIDAD que hay en la empresa….

Sí, hoy las Pymes hablan de la felicidad de las personas que trabajan en la empresa, y hacen suyo el proyecto. Una empresa de diseño, Paéz http://www.laspaez.com.ar/, que ha reposicionado un commodity argentino como la alpargata y hoy lo comercializa en 25 países, tiene un puesto de Director de Cultura y Felicidad, encargado del bienestar de las personas en la empresa, cuya misión es buscar el equilibrio entre eficiencia y felicidad.

Pero para que la relación entre coach y coachee sea exitosa hay un requisito fundamental que tiene que darse en el vínculo: la confianza mutua, porque de esa manera se creará la energía suficiente para mejorar y superar cualquier obstáculo que aleje al coachee de sus metas, sin importar lo grandes que sean, o parezcan.

Un dueño-coachee puede desarrollar habilidades de líder coach de su equipo. Un líder coach está atento a las necesidades de pertenencia, autorrealización, interacción con otras personas, reconocimiento y feedback de sus colaboradores.

 Entonces, ¿cómo podés contribuir al desarrollo de todo el potencial del equipo en tu empresa?

1) Como dueño administrador serás un agente de cambio, pero tu visión no se impone como “la verdad” sino como propuesta, basada en tu experiencia práctica y con el aporte de tus conocimientos, pero fomentando el intercambio activo.

2) El coaching puede ayudarte en este proceso de escucha consciente y activa, orientándote a metras de proceso y no de resultado, que son más sustentables en el tiempo.

3) Empezando ya a identificar tus brechas!

¿Creés poder encarar este apasionante desafío?