Quiero recibir nuevos posts y novedades por emailSuscribirme

“No estábamos preparados para verlo venir”

Si hubiese sido posible preguntarle, es muy posible que esas hubieran sido las palabras de Edward Smith, el famoso capitán del Titanic, que murió esa misma noche al hundirse el barco. En definitiva, el barco era inhundible, y quienes lo navegaban estaban convencidos de la certeza de esa afirmación.

Una de las características que tiene la disrupción en términos de los paradigmas vigentes es que suele ser sorpresiva. Son elementos que no vemos, o más bien que en realidad no estamos preparados para ver, y ese es realmente el problema. Por diversas razones (algunas de ellas muy lógicas tales como la falta de tiempo, la falta de recursos, prioridades contrapuestas, egos, inercia), no logramos generar los mecanismos dentro de las organizaciones que nos permitan tener una mirada externa de los procesos en los que estamos inmersos.

Estar inmerso en algo es estar físicamente dentro….y en esas circunstancias, es muy difícil ejercitar una mirada externa, que permita valorar escenarios alternativos. Distinguir los aspectos que nos permiten seguir siendo exitosos en nuestro negocio, de aquellas luces de alarma que nos marcan un futuro de cambios, son las habilidades que se requieren cada vez más de nuestros colaboradores. Son esos escenarios futuros sobre los que necesitamos actuar y monitorear su evolución para permitir posibles innovaciones, aun en el marco de procesos en algún punto autodestructivos y que paradójicamente, ofrecen un horizonte de supervivencia.

START nace con esta mirada de la disrupción. El desarrollo de negocios de cualquier industria, en mayor o menor medida, depende de la habilidad de las organizaciones y las personas de lograr estas distinciones. Es una mirada estratégica, enfocada en la construcción de valor hacia el cliente y el mercado. Es una mirada de marketing, ya que el crecimiento y la rentabilidad surge de la captura del valor creado. Es una mirada emprendedora, enfocada en la ejecución iterativa de pilotos y experimentos que permitan aprender rápido, equivocarse, pero nunca de la misma manera. Finalmente, es una mirada digital, ya que la construcción de valor hoy y a futuro se da en un marco embebido digitalmente, lo que permite también su escalabilidad.

Si estás pensando en los cambios del contexto de tu organización y querés lograr cambios desde dentro, si tu empresa se enfrenta a nuevos desafíos para los que no está preparada, o si querés comprender cómo se llevan a cabo los mayores emprendimientos hoy, acercate a START, vení a aprender a aprender.